LIMPIEZA

  • Para tus piezas en PLATA 925 acabado MATE podés hacer una pasta de bicarbonato de sodio y agua y frotar suavemente la pieza con ayuda de un cepillo de cerdas blandas, enjuagar y secar.

  • Para tus piezas en PLATA 925 acabado PULIDO ESPEJO podés utilizar un paño de microfibra y frotar suavemente para sacar brillo y remover la suciedad de la pieza. Otra opción es utilizar detergente líquido para lavar platos y agua, frotar suavemente con tus dedos, enjuagar y secar. 

 

GUARDADO

  • Para cuando no usás tus piezas de PLATA 925, guardalas individualmente en bolsitas de plástico o lugares herméticos para que conserven su brillo y su limpieza.